miércoles, 27 de noviembre de 2013

¿Se puede dar clase sin abrir la boca?

Se puede.
Yo hoy lo hice.
La verdad que soy persona de pocas palabras y el dedicarme a la educación me ha obligado a hacer denodados esfuerzos por hablar… y por hacerme entender. 

Pero hoy, a primera hora, decidí no hablar a uno de mis grupo de 3º de ESO, el mismo que el lunes a última hora no me dejó hablar a mí. Pero para ello, tuve que prepararlo antes:

La noche anterior

Primero, ayer por la noche preparé un documento, una prueba con 10 puntos entre ejercicios y preguntas que tenían que completar, y que cabía en medio folio:


Luego, busqué algunas aplicaciones que me permitieran comunicarme sin hablar, utilizando mi iPhone o mi iPad. Tras un vistazo, las que más se adaptaban eran de tres tipos:
1 - Banners: que permiten mostrar un mensaje deslizante palabra a palabra en la pantalla.
2 - Prompter: que, como a los locutores de la tele, permiten ver el texto, y frases deslizándose.
3 - Texto a voz: que permiten leer un texto con voz. Aunque ya el iOs tiene esa opción, en español sólo tiene voz femenina, lo que se prestaba a risas y distracciones en clase.

Así que, buscando y probando aquellas que eran de prueba o gratis elegí estas tres:
1 - Best Banner - gratuito, aunque limitado a un sólo mensaje.
2 - i-Prompt Pro - limitado y orientado a usar el iPad con otros accesorios, permite varios mensajes.
3 - Voice Dream - permite bajar una voz masculina y aunque la versión gratuita se interrumpe, sirve.

La clase de hoy

Cuando llegué a clase escribí en la pizarra el mensaje: 
"NO voy a hablar hoy - HAGAN SU EXAMEN"

Los alumnos y alumnas iban entrando y yo les señalaba la pizarra, y entre asombrados y comentando entre ellos les fui repartiendo una copia del documento y un folio a cada uno.

Cuando preguntaban algo, yo escribía en la pizarra "LEAN", y seguía callado.
Al rato les mostré el mensaje con Best Banner en el iPad, que miraron sorprendidos.
Luego conecté el iPad con el adaptador al cañón de la clase y proyecté así el mensaje:


Como aún seguían preguntando cosas, decidí usar Voice Dream, conectando unos altavoces al iPad, y se asombraron al oír, leído y en pantalla, el mismo documento que tenían delante. De vez en cuando las frases se paraban y yo tenía que volver a activar la lectura pulsando con el dedo, pero funcionó:


Finalmente, más para probar que por necesidad, usé i-Prompt Pro. El mensaje era más legible y rápido que con Best Banner: 

Algunas aclaraciones puntuales las añadí escribiendo en la pizarra, moviendo las manos o la cabeza  o señalando. 

Y finalmente, recogí los ejercicios, y sin una palabra, me despedí y me marché. 
La clase había transcurrido tranquila y casi silenciosa. 
No como el lunes.




sábado, 2 de noviembre de 2013

Doce nuevos MicroCuentos en Twitter

Ayer retomé la sana costumbre de escribir MicroCuentos en Twitter. También los publiqué en Facebook.

Los 140 caracteres estimulan la precisión y la brevedad, y el tema, siendo estas noches de ánimas y difuntos, se prestaba a darles un tono oscuro. Acabo de publicar los últimos dos y esta es una nueva docena de relatos o MicroCuentos que sumar a los otros ya publicados aquí:


Oyó golpes. Despertó. Estaba oscuro, húmedo, en una caja. Se abrió y vió otra cara. Gritaron. Alguien encontró sus cuerpos. Muertos. #relato

Nunca había oído a sus perros tan inquietos… 
De repente, silencio. Agarró su fusil,… ya era tarde, sólo vio brillar sus colmillos. #relato

Odiaba los bichos. Dormía entre mosquiteras, todo cerrado. 
Tardaron en encontrarlo, una mosquitera al cuello, comido por insectos. #relato

El"kommandant"revisaba concienzudo cada rincón. No quería errores. 
No oyó la puerta metálica cerrarse, sólo el leve silbido del gas. #relato

De noche, perdido, lloraba. No podía gritar. Sintió una mano tirar de él hacia dentro de un árbol. Encontraron al niño allí, dormido. #relato

Noche. Ella, sentada en su tabla. Algo rozó su pierna. Llegó la gran ola. Surfeó.
En la orilla su tabla mostraba un enorme mordisco. #relato

Retratos de sus antecesores. Pronto estaría el suyo. El ministro oyó un estruendo. La arista de un cuadro se clavó entre sus cejas. #relato

"Una misión fácil"…"sin peligro, Tetis está muerto"…
"¿Y por qué siento ese intenso frío en la nuca?"…"¿Dónde estás,…quién hay ahí?" #relato

Vértigo. Sudaban sus manos. Al fondo, el vacío. Una piedra cayó. 
Cerró los ojos y sintió el aire. Había llegado a la cima. Sonrió. #relato

Miró de reojo. Acarició su arma. Llamó a la puerta. Un fogonazo. 
En el suelo, desangrándose, aún pudo ver sus zapatos, de reojo. #relato

Fantasmas. Dolor. Tiró el lienzo en blanco al suelo. 
Amaneció allí encima, su silueta dibujada con su propia sangre, con sus dedos. #relato

Otra tiza más… risas… el maestro… se giró. Sonrió. La luz se fue. Gritos. 
El alumno colgaba en la pizarra,… su boca… llena de tizas. #relato

martes, 29 de octubre de 2013

Autoexculpación… y queja (o viceversa)

En este país de la atoexculpación universal, desde el rey hasta el último bebé en nacer, donde nadie es culpable no sólo hasta que no se demuestre lo contrario, sino bastante después, y algunos de por vida, leía hace unos días este titular:
Las prisas de la lectura me hicieron quedarme en "autoexculparse". Ese "de todo" suaviza aún más la entrada, pues pocos profesores conozco que se quejen "de todo". Por eso recomiendo la lectura tranquila de esta entrevista, que da para mucho.

El autor de la frase en Juanjo Muñoz, profesor, director del IEDA, filósofo, artista, a quien conozco, respeto y bien podríamos llamarnos amigos si no fuera porque casi siempre que nos hemos visto estábamos… trabajando. :) y ya se sabe que la amistad requiere de tiempo y de cultivo. Aún así, es persona que considero cercana, con amigos comunes, a quien leo cuando puedo y con quien he intercambiado - e intercambiaré- opiniones sobre esto de la Educación.

Dicho lo anterior comprenderán que replicar a este frase me resulte a la vez difícil e imprescindible, así que, en lugar de recurrir a argumentos, gramáticas y tecnicismos, que no son lo mío, recurriré a algo tan difícil de medir como lo que sentí o imaginé al leer aquella frase:

Cuando la leí sentí que, yo, como profesor, tenía razones, quejas… y culpas.
Y me vi, no me pregunten por qué, como un esclavo en una plantación, educativa por supuesto: podía quejarme, podía cantar un blues, pero no podía renunciar a la culpa por lo que me pasaba. Y ya saben lo que pasa con los esclavos: me rebelé ante esa imagen.

¿Qué exagerado, no? yo, un esclavo… si yo lo dejo cuando quiera, si me puedo ir a cualquier centro educativo, si el horario, si las vacaciones, si el sueldo,… si hay quien está peor…

Y quien está mejor. Madurando este post ví un video sobre la vida de los eurodiputados, donde el entrevistado se autoexculpaba por sus privilegios diciendo "no, si yo votaría en contra de todo esto ( coche oficial, dietas, dos días de trabajo semanales, cargos de confianza a sueldo…) si el resto de los europarlamentarios hiciesen lo mismo".



Luego, escucho al exministro Miguel Sebastián autoexculparse por usar coche oficial "Es por la escolta…"



Y podría seguir con otras exculpaciones, fiscales, inmobiliarias, legales, políticas, y hasta religiosas, porque, como ya decía al comienzo , aquí todo el mundo se autoexculpa, 

Y entonces, ¿por qué los docentes no podemos hacerlo?
Analicemos:

1. "El profesor". El "profesor" es en su mayoría "profesora", y es tan distinto uno a otro como tipos y tamaños de hojas crecen en los árboles: hay jóvenes, viejos, altos, bajos, pacientes, impacientes, cansados, incansables, callados, incallables, públicos, privados, concertados y hasta elegidos por el obispado. No sé el profesorado seleccionado para el IEDA como será ahora, pero por los que he conocido, tampoco les veo la igualdad por ninguna parte.

2. "Tiene razones". Pues sí, razones nos sobran en la enseñanza, propias y ajenas, para esto y para aquello, y hasta para lo contrario de lo que se hizo ayer o mañana, basta con ponerlas en una ley, en un reglamento o en una circular, y ya tenemos la razón para esto o aquello. Como se decía en algún sitio, "nos sobran las razones", aunque algunas de ellas sean sinrazones.

3. "Quejarse". Expresar dolor o pena. A los docentes nos duelen muchas cosas: la desigualdad, la injusticia, la arbitrariedad, el cambio sin sentido, el abuso, el abandono, el deterioro constante de nuestras condiciones de trabajo, y de respeto, el cansancio. Centros distintos, centros privilegiados, distintas asignaturas, distinto alumnado, distintos medios, de primera, de segunda y de tercera. ¿Podemos elegir? eso nos dicen, pero con las cartas marcadas, con los concursos limitados, con los presupuestos a discreción, con los cargos según par qué. Y nos quejamos. A veces en casa, a veces en voz baja, a veces en los pasillos, a veces en un blog.

4. "Autoexculparse". La culpa, la maldita culpa. En este país se habla mucho de culpa y muy poco de responsabilidad. La culpa es palabra que se aplica a los delitos y a los pecados, la responsabilidad al trabajo, pero en esta Educación todo se llena de culpas, de penas, de "partes de faltas" y nada de responsabilidad. Al estudiante se le enseña a autoexcusarse desde infantil, al docente desde el primer día. Porque claro, en este país no hay responsables de nada, ni de edificios mal hechos, ni de mobiliario insuficiente, de mala luz y ventilación, de horarios incomprensibles, de leyes cambiantes y absurdas, de personal mal preparado, de diferencias sangrantes, de directivas ineficaces…

Y es que al parecer los docentes debemos ser unos trabajadores especiales, vocacionales, elegidos, que no pueden autoexculparse de todas las locuras que nos hacen vivir cada ley, cada circular, cada disposición, cada invento nuevo pedagógico o no, cada prebenda concedida a unos pocos, cada desigualdad educativa tolerada o permitida, cada condición de trabajo excedida de los límites razonables, no podemos autoexculparnos, no.

Pues bien, yo, asumiendo mi responsabilidad de lo que puedo manejar, ese horario de 20 horas lectivas con veintitantos alumnos en aulas de 50 metros cuadrados con currículos del siglo diecinueve sometidos a reglamentos de regimen interno, exámenes y reválidas, intentando enseñar algo a un alumno que no sabe qué hará en este país y que me pide el lápiz o el papel, cuando lo pide, si le propongo hacer algo en clase…

Yo me autoexculpo.
Y me quejo.

Y que la historia me juzgue.

Que nos juzgue a todos por esta educación que estamos creando, día a día, ley a ley, papel a papel, estupidez a estupidez.



miércoles, 23 de octubre de 2013

¿Merece la pena escribir sobre la huelga?

Interpretación mía del logo "Educación pública sí, recortes no". Las tijeras antiguas apuntan al ojo de Buñuel, de su película "el perro andaluz".

En otras ocasiones en este blog he escrito y contado sobre distintas huelgas, generales o educativas.
En esta ocasión me planteo si merece la pena hacerlo, pero puesto que la movilización contra la LOMCE se hace para mejorar la educación pública, con esa intención escribo aquí mis reflexiones previas:

1 - En mi opinión la huelga es un derecho de los trabajadores (por cierto, el ministro, con esa sagacidad que le caracteriza, ha dicho que "los profesores hacen huelga porque tienen trabajo fijo". Su ilusión es que nadie tenga derecho a trabajo fijo. Evidentemente, los sustitutos e interinos despedidos no podrán hacer huelga), es un derecho, digo, que sirve de muy poco si es para quedarse en casa y luego manifestarse por la tarde. Así prácticamente pasa desapercibida, y así nos va... y nos irá.

2 - La huelga, si tiene algún efecto, es cuando se hace en los centros de trabajo, cuandos se hace visible el personal que está de huelga, cuando se reunen y suman fuerzas, se realizan asambleas, y se informa de los motivos y medidas a tomar.

Dicho esto, quiero informar de lo que yo haré el próximo jueves 24 de octubre:
A las 8 y media me personaré en mi centro de trabajo y esperaré en la entrada por si algún compañero o compañera secunda la huelga y está de acuerdo en realizar las acciones que mencioné antes.

Si no es así, cumplida mi hora de entrada, renunciaré a ejercer mi derecho de huelga y me incorporaré a mi trabajo en mi horario normal. Llegada la tarde valoraré si asistir o no a la manifestación convocada.

Si quieren más información sobre la huelga en Canarias basta con que hagan una búsqueda en Internet: https://www.google.es/search?q=huelga+24+octubre+educaci%C3%B3n+canarias&ie=utf-8&oe=utf-8&rls=org.mozilla:es-ES:official&client=firefox-a&channel=fflb&gws_rd=cr&ei=u6pnUt7KM4iA0AWTnoCQAQ

Y a quien le gusten los documentos, aquí está el Manifiesto conjunto para esta fecha.

domingo, 20 de octubre de 2013

Desventuras de un profesor que quiere proyectar cine en su centro

Permítanme un breve relato, trata de un profesor que, animado por un curso que estaba realizando sobre Plan Audiovisual de Centro, un viernes, tras pasar la noche buscando enlaces y recursos sobre cine y descargar algunos cortos en su pendrive, pensó en animar a sus alumnos de Atención Educativa a ver y a hacer películas con los medios de los que cada uno dispone, básicamente móviles e Internet. 

Cuando llegó a su aula comprobó que su cañón proyector no funcionaba, pero como la proyección no iba a hacerla ni en esa aula, ni en ese momento no se preocupó. Luego vio que su ordenador tampoco. Los enchufes no daban luz. Lo comunicó y espero al arreglo. Aquella mañana no se arregló. 

Llegada la hora de clase, a última hora, se dirigió al Aula de Informática. Allí, un telón arrugado hace de pantalla y un cañón en un techo bajo de proyector. Alrededor, los ordenadores para los alumnos, que esperaban sentados. Lo primero era comprobar el ordenador del profesor: no funcionaba. El interruptor de la regleta de enchufes estaba apagado. Luego, ya arrancado, había que conectar directamente el cable del cañón, porque si no no funcionaba, y claro, el ordenador así se quedaba sin monitor. Mirando al telón el profesor arrancó el ordenador… pero el teclado no funcionaba. Cambió el teclado por otro al que le faltaba una tecla. Al final, aconsejado por una alumna, puso el teclado en pantalla. Arrancó internet y buscó su aula virtual, donde había puesto los recursos e insertado unos vídeos. 

Ahora había que buscar unos altavoces. Fue a su aula a cogerlos prestados. Allí no estaban. Los había prestado a unas alumnas y ellas los devolvieron a otra profesora. Para averiguarlo necesitó localizar a las alumnas y revisar tres lugares distintos. Aparecieron. 

Cuando volvió a clase conectó los altavoces al ordenador y… el sonido no funcionaba. Lo activó desde el menú derecho, pero no se oía nada. Probó con un móvil y los altavoces estaban bien. 

Los alumnos le avisaron que quedaban diez minutos para el toque de salida. Mientras, ellos habían estado jugando con los ordenadores, hablando, buscando en Google… los miró, esperó a que tocase el timbre y los alumnos salieron. 

Apagó el ordenador y reconectó los cables del monitor, sacó su pendrive y recogió los altavoces, subió a su aula y los dejó allí. Pasó por su departamento a recoger trabajos que corregir, fichó y salió del centro. 

Allí terminó su aventura de intentar proyectar cine en su centro.


jueves, 5 de septiembre de 2013

Nada es lo suficiente bueno como para que no pueda estar en una escuela

Todos los cursos me ocurre lo mismo.

Tras el verano, cuando llego a mi centro me olvido de los "¡esto es lo que hay…!", "¡hay que echarle ánimos", "¡otros están peor…!", "¡no hay más remedio…!" y letanías similares que oigo, y que yo mismo me digo a veces.

Y es que llego a mi centro como si fuese la primera vez que lo viese, como si fuese la primera vez que doy clase, y llegase con mis conocimientos de arquitectura y de construcción, y de sentido común, y me chirrían entonces de nuevo los pasillos estrechos, la oscuridad, el ruido, la suciedad, la falta de vegetación… y las aulas.

Y entro en mi aula y me parece que ha encogido, que esos 7 por 8 metros, 56 metros cuadrados, son aún mas pequeños. Y me pongo a recorrer el aula de esquina a esquina, y miro las baldosas, de 33 cm… "¿no eran de 40?", pienso,… y abro las ventanas, atascadas, por su peso y por el verano, y espiro hondo… ¡uuuuffff…! y miro las mesas de dibujo, y las cuento, y también los incómodos y deteriorados taburetes, y miro y pienso en otra de mis… "Cosas de Plástica":


"¿Cómo podré encajar 33 mesas de dibujo en este aula de 7x8 m.y que nos quede espacio para sentarse y caminar?"

Y hasta me pongo a mover mesas y a probar alternativas: en círculo, en hileras, en espiga, de 4 en cuatro… Y me digo: "…y si quito esas dos estanterías del fondo, a lo mejor…" Y con mi compañero de Plástica vaciamos y movemos las estanterías a otra aula… y…

Y luego recuerdo que no, recupero mi memoria y no, no es posible ampliar esos 56 metros cuadrados… Y vuelvo a recordar aquello de "¡esto es lo que hay…!", "¡hay que echarle ánimos", "¡otros están peor…!", "¡no hay más remedio…!" 

Y me paro, y me digo: "Sí, sí que hay más remedios. Siempre he pensado que los espacios -y estrechuras- escolares dicen mucho de los países y de los pueblos, y de la estrechura de sus mentes." y me vienen a la cabeza imágenes como esta:


Porque yo, cuando otros me hablan de la educación en Finlandia, Suecia, Corea o donde sea, no recuerdo porcentajes, ni tablas, ni gráficos, yo lo que recuerdo son las aulas que he visto en la tele, en internet, las fotos que me enseñaron mis compañeros que viajaron a Finlandia, y qué quieren, yo lo que recuerdo son esas aulas grandes, esos patios y pasillos amplísimos, con plantas, colores, taquillas, armarios y hasta fuentes donde beber, esos techos altos, esas mesas grandes y esas sillas cómodas… y me digo… "¿de verdad que no hay más remedio?"

Porque es cierto que cuando me dicen que no hay espacio ni dinero para muebles escolares, yo veo el Congreso de reformas millonarias y los futbolistas de fichajes indecentes en sus banquillos con los sillones tapizados… sufriendo… esas inversiones en estadios y eventos deportivos… "no hay dinero", me dicen… 

Y mientras, yo pienso en otros países más pequeños que no gastan ni piensan demasiado en fútbol, pero sí en la Educación y opinan, como se dice en este artículo, que nada hay demasiado "cool" como para que no pueda estar en una escuela.



Mañana viernes dicen que jugaremos al fútbol contra Finlandia. Y algo me han dicho el sábado de unas olimpiadas. Sea cual sea el resultado, yo ya me siento bastante perdido. Y estrecho. Demente.

viernes, 30 de agosto de 2013

"La Mar de Arte"

Desde que en 2010 decidir abrir mi blog "Acuarelas y apuntes" para publicar allí mis dibujos y acuarelas, he procurado separar mis trabajos artísticos allí de mis reflexiones discentes y docentes aquí en "Discentia".

Sin embargo, y puesto que en el catálogo digital de la exposición colectiva "La Mar de Arte" se enlaza a este blog al pulsar mi nombre, me siento "obligado" a copiar aquí el post que escribí en julio sobre esta "aventura", quedando aún pendiente el relato de cómo terminé llevando en mano las cuatro acuarelas a la Galería Javier Román de Málaga (aunque, aclararé, allí sólo dos se exponen y las otras dos quedan en reserva).

Como la exposición se clausura el próximo 5 de septiembre, queda poco para saber el desenlace. De momento, esto es lo que escribí en julio:

(Escrito el 31 de julio de 2013 en "Acuarelas y apuntes")



"Niños jugando"  // "Children Playing""En las olas"  //  "In the Waves","La Graciosa tras las olas" // "La Graciosa behind the waves""Limpiando pescado" // "Cleaning fish"






La Mar de Arte, un álbum en Flickr.


El próximo viernes, 2 de agosto, se inaugura en Málaga, en la Galería Javier Román, la exposición "La Mar de Arte", donde se expondrán cuatro acuarelas mías, "Niños jugando", "En las olas", "La Graciosa tras las olas" y "limpiando pescado".


Mi primera exposición, "Lánzate", en Teguise, Lanzarote, fue algo familiar: entre mi mujer, mis hijos y yo llevamos las acuarelas, las colgamos en la pared de la pizzería de una amiga, y repartimos información de puerta en puerta. Fue en diciembre de 2011. 

Esta es diferente. Es una colectiva y la galería se puso en contacto conmigo. Lo primero fue preguntarles "¿es a mí?" me dijeron que sí, que habían visto mi obra en Internet y que les había gustado. 

"La Mar de Arte" me gustó como título. Muchas de mis acuarelas y dibujos, pese a ser yo de Jaén, han nacido cerca del mar y en estas islas canarias, como mis hijos. 

La primera acuarela que me vino a la cabeza fue una que ya tenía pintada, "Niños jugando". Representa a unos niños, entre ellos mis dos hijos, jugando en unos charcos de la Playa de las Canteras:


20130731-222958.jpg 
Lo que vino después fue ponerme a pintar las 3 acuarelas restantes, eligiendo la cercanía del mar como referencia. 

Cómo llegaron las cuatro acuarelas a Málaga, pasando por Barcelona, Valencia y Granada, es otra historia que espero saber contar más adelante. 

El viernes se inaugurará esta exposición colectiva. Yo no podré estar. Es una galería pequeña, pero muy digna, cerca del Teatro Cervantes de Málaga. Quizás alguno de mis dos hermanos que viven allí pueda acercarse y contarme cómo vio mis acuarelas allí expuestas. No sé si gustarán ni si se venderán. 

Aún así, sin saberlo aún, creo que esta pequeña aventura y reto ha merecido la pena.

lunes, 8 de julio de 2013

Liquidación por cierre: adelgazando @pvil

@pvil es mi nick en Twitter.

El 1 de julio decidí "adelgazar" mi cuenta: dejar de seguir miles de cuentas.


Lo que sigue es un relato, totalemte prescindible, de mi trayectoria en Twitter y cómo llegué a esto:


Como conté una vez, "cuando llegué a Twitter, Aníbal de la Torre ya estaba allí".
Debió de ser por abril de 2008, no me hagan buscarlo… siguiendo a Aníbal y algún otro precursor/a, como Tíscar Lara (ellos llegan, nos pican la curiosidad y luego se marchan, o se quedan ahí viéndonos "procrastinar", vulgo "perder el tiempo").

Entré buscando información, y empecé, como muchos, por curiosidad. Y me fui, y volví. Y me di cuenta de que si no seguías a alguien aquello apenas se movía. Y que si no te seguían, nadie - o casi - se enteraba de lo que escribías. Así que empecé primero siguiendo a tuiteros norteamericanos o sudamericanos, que allí comenzaron antes, viendo sus enlaces, traduciendo con ayuda de Google lo que contaban, interactuando…

Luego pasé a la interacción y comentarios. Las primeras sorpresas es que si los mencionaba en Twitter, o retuiteaba, que en aquel entonces no sabía muy bien qué era, ellos en algún lugar del mundo lo leían, o no, y me mencionaban a su vez. Por otro lado, si yo los/as seguía, tenían la deferencia, luego vi que no todos hacían lo mismo, de seguirme a mí, lo que me obligaba en algún caso a tuitear en mi inglés traducido. Se creaba así una relación/conversación followers/followings curiosa, y en mi caso, sorprendente.

Luego vinieron los debates, los "hashtag" o esa manera de seguir un tema o evento, aunque alguna vez, yo mismo también lo hice, lo tuiteado tuviese poco que ver con el tema.
Por otro lado, que sólo fuesen 140 caracteres era un reto. Yo, que he sido siempre de respuestas cortas, lacónicas y sentencias, me sentía en ello como pez en el agua.

Aún así, tuve que "adelgazar" por primera vez mi cuenta. En aquellos tiempos el nick contaba en el espacio escrito (creo que ahora no, pero no lo he comprobado) y mi nombre y apellido son largos, así que lo dejé en @pvil. Mi idea además, no sé si conseguida, es que ese final en "vil" me permitiese ser más ácido o crítico en mis tuits.

Luego llegó la "socialización". Vinieron los "avatares". Sí, lo reconozco, yo soy uno de esos que cambia de avatar y no deja su foto de fotomatón o el pajarito, hoy el huevo, como avatar por años. Yo valoro el avatar como ese carácter extra que te deja expresar un estado de ánimo, un color, una protesta. Otros se hicieron eco de esa posibilidad y se inventaron los lazos, los avatares específicos para determinadas causas.

Una de mis "inutilidades" fue modificar avatares ajenos de aquellas personas que seguía y en una especie de homenaje o de "causa común" añadirles gafas y portátiles, publicarlos y regalarlos de algún modo. Aquello lo llamé "potachovización" y últimamente "pevilización". Era una manera de homenaje, de crear afinidad y grupo entre aquellos/as a quienes seguía. Hubo quien no lo entendió asi, lo tomó a mal y hasta me bloqueó. Supongo que en adelante tendría precaución en publicar su foto como perfil. Otros/as, muchos/as, me lo agradecieron y en algún momento el timeline se me pobló de avatares con gafas y portátil.

Siento decir que no a todo el mundo que me lo pidió pude hacérselo. Algunas fotos se perdieron, el tiempo no dio para más, y todo se fue diluyendo poco a poco. Aún están en mi cuenta de Flickr esas 479 fotos de "potachovizados", 73 "potachovized", y 73 "pevilizados". Faltan otros, los "primaverizad@s" y "otoñales", que parece que no subí a Flickr.

También usé otras opciones en Twitter, como la micropoesía, los microcuentos o las citas famosas, publicar mis acuarelas o dibujos, comentar eventos o "educhats", simplemente escribir lo que pensaba…

Y para llegar a ello, muchos tuits… 59.966, mucho tiempo, difícil saber si son esos todos los míos, algunos se borraron, otros simplemente son retuits, otros enlaces compartidos, mucho tiempo, sí,  si lo contamos como minutos ante el ordenador primero, luego en el móvil, tuiteando en la calle o desde cualquier lugar…

Y los seguidos y seguidores. El 1 de julio yo seguía 5.938 cuentas de Twitter. Eso son muchos tuits en mi timeline, muchos temas distintos, mucha, demasiada información, imposibles de seguir. Y me seguían no menos, 5.352 cuentas de Twitter que cada vez que yo escribía una tontería recibían una actualización mía.

Tenía tres opciones: dejar de usarla, adelgazarla dejando de seguir gente, o cerrarla definitivamente.

Decidí lo segundo. 
Dejar de entrar es difícil para mí, están en mi contra mi curiosidad y mi aburrimiento. Por otro lado, alguna vez Twitter me ha estimulado la imaginación, o proporcionado ayuda, o conversación.
Cerrarla implicaba perder lo escrito, aunque sé que se puede copiar o guardar, y también sé que nunca se pierde. Alguien lo guardará para ser utilizado en mi contra, o a mi favor, o al suyo propio.

@pvil me ha dado a conocer. También me ha informado y me ha dado a conocer otras personas e ideas. No sé si eso es suficiente. Hoy mismo reflexionaba, en Twitter y Facebook, sobre mis  "amistades virtuales":


Así que en eso estuve y eso estoy, o no estoy: adelgazando @pvil.
Actualmente sigo 2.337 cuentas de Twitter y aún me siguen 5.201.

¿Será esto suficiente?

domingo, 30 de junio de 2013

Liquidación por cierre: "El hombre que plantaba jardines"

Fue un 5 de octubre, volvía con mi hija, que se había hecho ese día su primer análisis de sangre, se había mareado y tras desayunar en casa, volvíamos al coche para llevarla a su colegio.

Vivo cerca del parque de Buenavista. Bueno, debo decir que "parque" en las Palmas de Gran Canaria no es exactamente lo mismo que en otras ciudades. Sería mejor llamarlo "Jardines de Buenavista", un espacio alargado de barranco que baja en cuesta con apenas unos 100 metros en su parte más ancha, entre los altos edificios de Escaleritas, rodeado de una estrecha calle con coches aparcados a ambos lados e interrumpido con un campo de fútbol, canchas deportivas públicas y privadas, un parques infantil, hasta una fuente en forma de estrellla, un transformador eléctrico y una explanada de cemento bastante ondulada donde los niños, patinan, montan en bici o juegan al fútbol y los padres, madres y abuelos y abuelas los observan sentados, espantando las moscas que atraen los numerosos restos orgánicos, esos perros y sus dueños, esa basura tirada, que se ven en los parterres. Aún así, en los espacios libres, crecen palmeras, mimosas, ficus y algún arbusto o hibisco florecido.

Como ven, el "parque" de Buenavista, en la zona de Escaleritas, no es gran cosa, es difícil allí dejar de oir el tráfico u olvidarse del tiempo, ha tenido tiempos mejores y peores, pero es "nuestro" parque. Allí jugaron mis niños desde pequeños, allí han estado con sus amigos y allí algunas veces lo dibujé yo mientras les observaba.
Jardines de Buenavista

Palmeras. Parque de Buenavista
Parque de Buenavista. Noche.


Pues bien, en la parte más baja del parque situaron un transformador eléctrico y a su alrededor suelen congregarse algunos indigentes a compartir bebidas, comidas y conversación, y alguno he visto alguna vez apilar allí cartones y colchones para dormir. Esa zona, apenas transitada, mantiene un bosquecillo de altas palmeras y sus parterres apenas tenían tierra abandonada donde los perros hacían sus necesidades. Aquel lugar era oscuro, sucio y de mal olor.

Por allí caminaba yo con mi hija cuando descubrí un hombre agachado en aquel rincón plantando. A su lado unas garrafas de agua, alguna herramienta y más plantas. Me extrañé. No parecía del ayuntamiento e iba vestido normal. Iba a subirme al coche pero tuve que retroceder y acercarme. No me lo podía creer. Mi hija iba a mi lado y pregunté a aquel señor. Creo recordar que nuestra conversación fue algo así:

- Buenos días, perdone, ¿le podría preguntar? ¿es usted del ayuntamiento? ¿por qué está plantando aquí?
- Mire, yo soy jubilado, vivo aquí cerca, y esta tierra estaba abandonada. Un día se me ocurrió que podría mejorarla plantando algo aquí, plantas que no necesiten mucha agua, cactus, alóe, empecé poco a poco, y ya me ve. El ayuntamiento no riega esta tierra y yo traigo mis garrafas de agua y les voy echando agua de vez en cuando, y reponiendo cuando se mueren.
-¿Y lo hace usted solo? ¿nadie le ayuda?
- Yo sólo, yo voy comprando las plantas con mi jubilación y procuro cuidarlas y avisar que no las maltraten… pero no he conseguido ni siquiera que el ayuntamiento las riegue…
Me quedé en silencio, creo recordar.
Antes de marcharme le dije:
- ¿Me permite que le de las gracias? ¿y podría sacarle una foto?
Creo que sonrió y me dijo que sí.



Salí de allí pensando en escribir algo. Era octubre. Muchos temas se interpusieron. Quedó la foto y la memoria. Cuando en abril le pidieron a mi hija que escribiera alguna noticia sobre su barrio, alguna denuncia sobre algo que estuviera mal, yo le dije, ¿y por qué no escribes sobre ese señor que plantaba jardines? no todo es malo en el barrio.

Y  esto es lo que mi hija escribió y mostró en aquel trabajo escolar::

Un parque olvidado.

La mayoría de los parques están estropeados, casi “abandonados” o llenos de basura, como el parque de Buenavista.
El parque de Buenavista está llenos de grietas donde puedes tropezar, las tuberías no están tapadas, el parque está lleno de basura porque no hay nadie encargado de recogerla,las redes de las porterías de fútbol están rotas y tambien están rotas las de las canastas de baloncesto.                                                     
¿Como puedes divertirte en un parque que está así de mal?
Encima algunos niños se dedican a romper las vallas que separan el parque de la cancha y nadie las arregla.En estas condiciones no puedes estar en el parque y encima el ayuntamiento no hace nada al respecto.

Hay personas que lo hacen por todos.
A pesar de todo un señor ya jubilado se dedica a plantar en una zona casi ”abandonada” cactus, pequeños arbustos y demás plantas.Hoy hemos hablamos con él :
Yo: Perdone podria preguntarle un par de cosas.
El señor: si claro
Yo: ¿Te ha mandado a plantar el ayuntamiento?
El señor: No.
Yo: ¿Entonces porque plantas en el parque?
El señor: Como tengo tiempo libre y estoy jubilado, dedico mi tiempo a plantar.
Yo: ¿Entonces las plantas, el agua, y más cosas necesarias para plantar las compras tú?
El Señor: si, de vez en cuando voy a un invernadero y compro varias cosas necesarias.

ESTA ES LA ZONA DONDE HA PLANTADO

 


sábado, 29 de junio de 2013

Liquidación por cierre: Educación como ganadería


Una vez escribí que yo veía la educación más como una agri-Cultura o jardinería, donde a cada planta (alumno) debías dar lo que necesitaba y pedía, partiendo del terreno (familiar o social) en que vivía, y no como una Gana-dería. 

Sin embargo, por desgracia, lo cierto es que la Educación es cada vez más una cuestión de ganado y de ganancias, de masificación y matadero, que de diversidad y cultura. 

Lo hemos creado poco a poco, sin darnos cuenta, pero aquí lo que tenemos -y tendremos- es una educación alienante e inútil creada para unos exámenes estúpidos e inútiles. 

Ayer tuve que escucharlo por enésima vez: los resultados en la PAU como el gran valor educativo de un centro. 

Y durante muchos años, ayer fue la última ocasión, he tenido que soportar las amargas quejas del profesorado de "comunes" (lengua, historia, matemáticas, inglés) -generalmente de Bachillerato- sobre el gran número de sus alumnos y el agravio con otras materias -optativas- que tienen, tenemos, menos alumnado. 

Y he callado. 
Quizás por respeto, quizás por cansancio, quizás por desprecio, pero en este mi blog en liquidación hoy ya no quiero callar. 

No he sido yo quien ha creado este sistema de optatividad y exámenes inútiles. Cuando empecé a dar clase -dibujo técnico en FP - mis clases estaban llenas de alumnos y yo circulaba entre las mesas enseñando y corrigiendo errores gráficos.

Sucesivas reformas hubo después: primero quitaron el dibujo de la FP, luego agruparon al profesorado de Dibujo Técnico y Artístico, luego hicieron optativas las materias que impartíamos, luego les pareció poco y las hicieron discontinuas, en el futuro parece que las harán… innecesarias. 

Pero aún teníamos alumnado que quería -necesitaba- asistir a nuestras asignaturas, y entonces crearon las "necesidades docentes": la Plástica y Dibujo Técnico son asignaturas caras y raras, requieren  profesorado, espacios y práctica, algo de lo que carecen nuestros centros, es mejor un aula "normal" para todo.

Pero es que además, miren por dónde, las asignaturas "comunes" (lengua, historia, matemáticas, inglés…) no obtenían resultados. Los alumnos podían aprender a crear y a dibujar, pero no sabían ni escribir, ni memorizar, ni hacer cálculos sencillo, menos aún entender o hablar en inglés. 

Así que había que, estamos en España, "premiar" la incompetencia: a peores resultados, más horas y más profesorado y más horas inútiles de gramática, polinomios, Shakespeare o reyes godos.

Pero al parecer eso tampoco era suficiente y crearon las competencias. Ahora los otros profesores deberían supervisar, y evaluar, la competencia lingúistica y matemática. Ellos no supervisarían la artística, claro, eso era mucho.

Y para el inglés, qué mejor que crear las secciones "bilingües", ese sistema que permite seleccionar al "mejor" alumnado dentro de un centro público y segregarlo del resto.

Pero además había que fomentar lo más fácil, el Bachillerato de Humanidades. Porque el Bachillerato técnico, científico o el de Artes, qué difíciles, pues cuanto menos, mejor. Para eso ya están Alemania o Francia. Y la FP, mejor dejarla para el alumnado peor, o el que no pueda hacer Bachillerato, de Humanidades claro, y la FP teórica, si puede ser, porque es más barata. Y de prácticas, mano de obra barata y dócil para las empresas .

Y el resto de materias de Bachilleraro, pues a la suerte, según le de al inspector/a ese año, o a la Directiva, ya saben, "las necesidades docentes" que dicen… 

Un ejemplo, real: yo, este año, yo, profesor de dibujo, asumí llevar la revista del instituto. Pedí a diversos departamentos "comunes" que me facilitaran artículos de sus alumnos, escritos, análisis, textos en inglés, lo que quisieran. No me llegó nada, o casi nada: cuatro líneas, algún comentario. Demasiados exámenes, demasiados "problemas", demasiada gramática, demasiada teoría… demasiada PAU, pero poca práctica y menos creatividad. 

Otro ejemplo, real: este año, yo, profesor de Dibujo, asumí participar en el concurso El País de los Estudiantes. Ese concurso requiere el uso de ordenadores. Difícil. Y la colaboración de otros departamentos. Al final tuve que descartar 3º de ESO y completar el periódico digital… con mis alumnos de Dibujo Técnico.

Así que yo, con esos pocos alumnos de Bachillerato a los que les dejaron "escoger", qué gran mentira, Dibujo Técnico, con los alumnos de la ESO que escogieron, qué gran mentira, Plástica, intenté que creasen, que dibujasen, que practicasen, que se expresasen, incluso que llegasen a entender gráficamente.. 

Pero mis mejores alumnas y alumnos, muy pocos, los de Bachillerato científico, a los que intenté este curso enseñar Dibujo Técnico, tras dos años sin dibujar, cosas de la optatividad, desde 3º de la ESO, y que sueñan con hacer Arquitectura o Ingeniería, el curso que viene les denegarán que yo les enseñe Dibujo Técnico, "por necesidades docentes". 

Y si se "empeñan", tendrán que hacerlo por las tardes, o a distancia, fuera de horario, "por necesidades docentes". Y mientras, yo, en el centro, si no hay horas de la ESO, por "necesidades docentes", haré guardias de pasillo. 

Pero eso sí, las aulas del Bachillerato de Humanidades estarán llenas a reventar de ese alumnado que "optó" por lo fácil, por la teoría, por los exámenes de memoria, por las gramáticas, por las listas de problemas-tipo repetidos, por el alumnado pasivo y por la mínima práctica. 

Y otra vez, el próximo curso, tendré que escuchar a otro docente sus quejas sobre sus esfuerzos con "tanto" alumnado, frente a otras materias… 

Y yo… bueno, yo no sé si callaré entonces como callé ayer.

Quizás no, quizás no lo haga, me levante y le diga: 
"Tranquilo, poco a poco serán tu materia y otras tres las que quedarán, y el alumnado entrará en ellas como ganado, al que le daréis sus dosis justas de cara al examen, alumnado que no será capaz ni de crear, ni de expresarse, ni de razonar la inutilidad de la formación que le diréis, ellos han "escogido", preparado para esas "pruebas de PAU" que les llevarán directamente al matadero educativo de la Universidad o FP de pago, listos y dóciles para hacer lo que les quieran decir". 

Y quizás también añada: 
"No me cuentes nada sobre la calidad de tu alumnado y las pruebas de PAU. Ayer asistí a la orla de fin de curso. Y me basta con ver y oir." 

 Saludos

lunes, 24 de junio de 2013

Liquidación por cierre: "Mi peonza"


Revisando mi "cuenta de gastos (y ganancias)", en 2007 mi primer viaje 2.0 fue a Barcelona, a la jornada DIM-Aulatic. Allí, aparte de conocer los proyectos TIC de muchas comunidades autónomas, empecé a conocer a muchos de los docentes con los que posteriormente he coincidido en otros eventos. Con muchos de ellos mantuve contacto posteriormente a través de sus blogs y de la red Internet en el Aula, de la que fui, a qué negarlo, uno de sus miembros más activos en aquellos años.

En 2008 regresé a Barcelona para asistir a los Premios Espiral. Tuve el honor de conocer personalmente a Boris, Toni, Manuel, Lourdes, Ángel, Xavier, Juanmi, Isidro, Víctor, Irene, y tantos  y tantas docentes más, y de volver a ver a Joan Queralt, con quien colaboraba a distancia en aquel entonces en el gran evento que fue la MoodleMoot08 de Barcelona.

En aquella entrega de premios conocí las peonzas, de oro, de plata y de bronce, y lo más importante, algunas de las personas premiadas con ellas y algunos de quienes las premiaron, miembros de la  asociación Espiral, la asociación de docentes interesados en las nuevas tecnologías donde está la mayoría de las personas que me he encontrado estos años en cualquier evento TIC al que he podido asistir, y a la que creo que me asocié por aquel entonces.

La entrega de Premios Espiral Edublogs, a los que asistí ese año en Barcelona, y posteriormente en 2010 en Madrid, constituyen un acto muy emocionante y una iniciativa que da a conocer blogs educativos en muy distintas categorías y a las personas que los hacen.

Las peonzas, esos pequeños objetos que se entregan, demuestran lo sensibles que somos los docentes, tras toda la vida evaluando y otorgando notas, a los premios y honores, que por muy modestos que puedan parecer nos animan a seguir o mejorar nuestra tarea.


Debo de decir que yo mismo sucumbí a su atracción, y con cierto afán provocador, es cierto, en 2011 concursé con este blog "Discentia" y explicaba mis razones. Para mi desgracia, aún no estaba constituida la categoría donde encajar blogs como este y no obtuve premio alguno. Como dije en otro post irónico, "A mi blog le falta categoría…"

Por eso en el desván de este blog siempre quedaron pendientes "mis peonzas", esos objetos que suponían mi reconocimiento a las horas pasadas ante el teclado y la pantalla reflexionando o compartiendo.

Por suerte, un dibujante siempre tiene recursos, y a falta de una peonza de metal con base de metacrilato he pintado una peonza multicolor sostenida en la palma de la mano, que con todo gusto comparto con quien necesite de ese reconocimiento que a veces no nos viene ni de alumnos, ni de compañeros, ni de la administración. Otro objeto virtual que pongo en este blog en liquidación:


Saludos.

Para quienes quieran recordar, como regalo final de este post, les dejo un video con las imágenes de aquellos premios Espiral Edublogs 2008:

domingo, 23 de junio de 2013

Liquidación por cierre: "Encuentro en Canarias"



Desde que empecé mi trayecto como profesor 2.0 al entrar en Educación de Adultos (hoy abandonada por mí hacia la educación "real" 0.2 ) visité muchos lugares: Barcelona, Extremadura, Madrid, Euskadi, Andalucía, Asturias, Aragón, Castilla … 

Y aunque hube de pagar mis gastos, económicos y personales, también tuve mis "ganancias", en todos esos lugares me atendieron con gran cariño, y aunque en unos me sentí mejor, y en otros más como un bicho raro, o mejor lo diré más como yo lo sentía, y lo siento, sentí que eran ellos y ellas los "bichos raros", casi siempre finalizaban con un 

"¡…a ver cuándo organizas un encuentro en Canarias!".

Yo me volvía mirando si era a mí, y sí, era a mí a quien lo decían, porque casi siempre era yo, pese a haber nacido en Jaén, el "canario" de aquella reunión.

No sé si es el realismo que me da el llevar viviendo 30 años en Canarias sin haber conseguido reunir aquí ni a mi propia familia, tan sólo por partes, o que sé que mi capacidad de convocatoria es menor, incluso entre mis compañeros/as, que la de un gecko en el desierto, o será que soy de aquellos que como Groucho Marx no pertenecería ni al club que le admitiese como socio, o que conozco mi desorganización vital y papelera, pero lo cierto es que, por no decir que no, algo que me cuesta bastante, casi siempre finalizaba yo con un 

"Sí… ya veremos si se puede…"

Aún así, las micro-amistades que permiten los breves encuentros 2.0 ("Hola,… de dónde eres?, qué hacéis allí?,… cómo se te ha ocurrido venir desde tan lejos?,… allí tenéis wifi?…, y netbooks?… tú eres @pvil?…, te leo en tu blog…, tomamos un café?…") aún a pesar de mi timidez y de las prisas (taller "A",… charla de… debate sobre… vamos a la sala "C"… me pintarías unas camisetas?… el autobús sale a…) y sumados a las charlas y debates virtuales posteriores, me han permitido conocer a muchos docentes, incluso diría que hoy en día, "conozco" más docentes de fuera de Canarias que de aquí.

Con algunos de ellos y ellas los lazos han ido más allá de la "amistad a distancia" y nos hemos encontrado fuera de estos eventos y hasta hemos compartido vacaciones y ratos con nuestros hijos. No diré sus nombres aquí por no ponerme, ni ponerles, colorados/as, pero creo que, aunque no sean perfectas, Internet me ha permitido establecer relaciones de amistad a distancia con estupendas personas con quienes me gustaría encontrarme por aquí alguna vez, aunque fuese para hablar de educación. ;-)

Por eso, entre esas ideas, esos proyectos que hoy saco a "liquidación por cierre" está este:

Encuentro en Canarias de Docentes en Red (e-CDeR)


El título del proyecto iba a ser inicialmente el simple "Encuentro de Docentes en Canarias" (EDC o EnDoCa). Ha sido Fátima Pérez, conversando por Facebook quien me ha sugerido añadir "en Red", lo cual no está mal, ya que es la red la que nos permitiría difundir y coordinar este evento e incluso extenderlo a Iberoamérica, África o Europa (si entienden el canario, claro).

Como siempre, pienso en visual, así que la "e" sería minúscula y con forma de espiral, símbolo canario  y universal ligado al mar y al crecimiento y movimiento continuo. 
Dentro de la C iría una "i", recordando el concepto de isla e internet, algo muy presente en Canarias y en este encuentro.
CDeR (idea de Fátima) haría hincapié en "ceder" el protagonismo a los alumnos/as.

Las fechas previstas serán noviembre o marzo, porque uno de los objetivos del encuentro es situar física y climáticamente las islas para los docentes que no las conozcan, y es en estas fechas cuando viajar de la nieve al sol es más sorprendente (escandinavos, alemanes e ingleses lo saben hace años, pero no se lo cuentan a nadie).

Así pues, resumo:


Encuentro en Canarias de Docentes en Red

Fechas: un fin de semana de noviembre de 2013 o de marzo de 2014.

Lugar: cualquiera de las 8 islas canarias. Aquella que ofrezca más ayuda a la organización. Por comodidad mía sería Gran Canaria, pero también se podría plantear incluir el desplazamiento entre Gran Canaria y Tenerife y realizar sesiones en informales en barco, y regresar en el día. Y podría ser igualmente en Lanzarote, Fuerteventura o cualquiera de las otras, aunque las comunicaciones, siento decirlo, son más difíciles con la Gomera, el Hierro o La Palma y se necesitaría gente de allí, que yo no conozco para organizar algo así.

Objetivos: 
- Situar Canarias en el mapa mental, climático, ecológico, volcánico, marino, gastronómico y cultural de los/as docentes asistentes. Superar el cliché tropical de sol y playa, sin renunciar a disfrutar de ambas tampoco.
- Debatir sobre la educación del siglo XXI y el protagonismo del alumnado en ella.
- Definir estrategias (tecnológicas o no) efectivas que ayuden a mejorar la educación del siglo XXI.
- Estrechar lazos personales entre docentes de distintos lugares y niveles educativos.

Asistentes:
- Al no contar en principio con financiación este encuentro (viajes, alojamiento y comidas) debería ser asumido por los propios asistentes.
- El número de asistentes se ajustará al aforo del espacio o espacios con que se cuente para acogerlos.

Encuentro online:
Para quienes no puedan asistir -y echaremos de menos-, y con idea de ampliar el ámbito a docentes de Iberoamérica, África, o hasta de Helsinki o Washington, intentaremos disponer de los medios posibles online (web, blog o wiki, streaming, videos o fotos online…) y hasta streaming, si es posible.

Financiación y Certificación:
Por el momento no se cuenta ni con financiación ni con certificación alguna para el encuentro, ni relación con ninguna asociación docente canaria que pueda colaborar, ni puedo asegurar disponer de tiempo para pintar y regalar si quiera una acuarela mía a los/as asistentes, pero si se consigue lo haré saber, obviamente.

Comisión organizadora:
Si alguien está interesado/a intentaré (en serio) en los primeros días de julio convocar una reunión organizadora. Espero contar con docentes con ideas y ganas de llevar este proyecto a cabo. Si no es así lo entenderé perfectamente. O casi.

Saludos.


sábado, 22 de junio de 2013

Liquidación por cierre: "La Golondrina"

Cuando se cierra un blog, le vienen al autor pequeñas historias que estaban almacenadas u olvidadas, que nunca publicó, quizás por estar viejas o descoloridas, o fuera de lugar, quizás porque sólo interesaban al autor, que las guardó pensando compartirlas en otro momento, o que las publicó en algún otro lugar menos… serio, o menos importante. 

Por eso ahora yo, como autor de este blog, las pongo en mi escaparate con el letrero "Liquidación por cierre". Esta es una de esas historias:

"La golondrina"



Hace unos días Lola, Lola Prieto publicó unas fotos de su ventana, donde habían anidado unas golondrinas.

Aquellas fotos me recordaron una triste historia de niño: 

Veraneábamos entonces en los Villares, en Jaén, una casa o balneario con piscina. 

Tendría yo unos 7 u 8 años, y, por un eczema en la rodilla, no podía bañarme, mientras mis hermanos entraban y salían del agua como niños que eran. 

Al caer la tarde me entretenía viendo como polillas e insectos daban vueltas alrededor de una farola, mientras las golondrinas a toda velocidad las capturaban. El vuelo vertiginoso y los giros de las golondrinas me tenían asombrado y entretenido. 

Una tarde aparecieron por allí unos niños del pueblo, más mayores. En sus bolsillos, tirachinas. Apuntaban a las golondrinas compitiendo a ver quién era capaz de derribarlas. Mi corazón se encogía viendo pasar las piedras rozando a aquellas aves prodigiosas. 

No recuerdo ahora si fue esa misma tarde o se repitió otras más. Lo que sí sé es que finalmente una golondrina cayó, con su pecho ensangrentado y sus alas yertas. 

 Me acerqué. Nunca había visto una golondrina tan de cerca. Ni tan quieta. 

Entré en la casa llorando, recuerda mi madre aún hoy que no había manera de calmarme, mientras les contaba como podía lo que había visto. Intentaron convencerme de que no habían sido aquellos niños, que había muerto sin más, un accidente quizás, pero yo no lo aceptaba. Yo sabía lo que había pasado.

Pedí a mi madre una caja. Al salir, los otros niños ya se habían ido. Puse la golondrina en aquella caja, esperando que aquel pájaro se moviese de nuevo, que se escapase, pero no fue así. 

Entré de nuevo en la casa con la caja. No recuerdo que pasó después. 

Creo que no volví a mirar aquella farola ese verano.

Aquel día aprendí algo muy triste sobre la crueldad y la muerte.


Aviso de cierre



Ya lo ven. Son tiempos de cierres. Puede que sea el cansancio de este duro curso. Otras veces me ha ocurrido, pero fueron cierres temporales, veraniegos.

Ahora lo que me planteo es el cierre definitivo de este blog, que empecé casi cuando lo hizo mi vida digital en Internet, como un aprendizaje y una reflexión, y con él, también, el de mi cuenta en Twitter @pvil, con más de 5.000 seguidores y seguidos.

Empecé por dar pequeños pasos y practicar, y qué mejor que hacerlo en mi blog, y luego también en Twitter: escribir, insertar fotos y vídeos, enlazar, comentar, compartir, avisar, incluso hasta pontificar…

368 entradas, 7 años, pero ya ven, este año, apenas he pasado por aquí 8 veces. Y en Twitter he escrito más de 50.000 tuits sobre temas educativos, personales, artísticos, políticos… y últimamente son más los retuits que tuits propios.

Analizo los factores que me llevan a este aviso de cierre, y no destaco ninguno en especial: mi abrupto paso por un instituto "real", mi consecuente distanciamiento del mundo TIC y TAC, que ni los iPads, ni la RA ni los QR me emocionen,… mi regreso al mundo de papel, los pinceles y lápices, el poco tiempo, o ganas, quién sabe, para leer RSSs o blogs, que por otro lado no sólo yo, ya casi nadie lee ni comenta, el que los debates educativos, si aún los hay, vayan ahora por pasillos y otros derroteros más… económicos y políticos, la politización, mercantilización y tecnofilia de Twitter… la saturación en suma de muy distintos motivos es la que me lleva hoy a querer alejarme de ambos rincones.

Pero también es cierto que aún me quedan cosas que decir, errores que cometer, opiniones, artículos que quisiera escribir antes de cerrar Discentia, o tuits que escribir en Twitter. 

Quizás piense si no son demasiado radicales, imperfectos o personales como para traerlos aquí. si no tengo miedo de que me den más disgustos y molestias que satisfacciones.

No sé si me bastará algo de descanso para retomarlos, quedarán para siempre en el tintero virtual o irán a alguno de los otros blogs que aún mantengo.
O puede que este avisó de cierre me obligue a cambiar el tono de este blog y a dejarme llevar por mis peregrinas ideas al respecto, y exponerlos tal y como se me ocurren, al fin y al cabo este sigue siendo un blog de aprendizaje.

Quizás sea esa una manera de dar un cierre distinto a estos rincones, y es que, a veces, los avisos de cierre estimulan a cambiar.

Los cambios son buenos.
Y descansar, y aligerar cargas.
Seguiré pensando, seguiré aprendiendo, escribiendo, dibujando, observando…
Eso no lo puedo evitar.
¿Dónde lo compartiré?

Bueno, quizás eso no sea lo más importante.


miércoles, 12 de junio de 2013

(Mi) Evaluación

Hoy, aprovechando el foro de mi centro he escrito esto a mis compañeros y compañeros. Son mis ideas personales en torno a (mi) evaluación, perfectamente discutibles o rechazables. Creo no transgredir ningún secreto si lo comparto aquí en mi blog, pero estoy abierto a matizaciones, si es necesario.


Hola otra vez.
Ya quedan menos ocasiones que leerme (si me leen) por aquí.

La semana que viene tenemos evaluaciones finales.
Cada centro tiene su propia "cultura" evaluatoria, creada a base de reuniones, decretos, circulares, formularios y claustros. Es difícil cambiarla, porque está, como las pinturas, hecha de capas y de ideas que caen unas sobre otras, pensadas, en ocasiones, para facilitar el trabajo, y en otras para justo lo contrario.

Este es mi primer año aquí, y como ya he dicho otras veces, aún no entiendo la "cultura educativa" de este centro, y por ello, posiblemente, no sea capaz de asumirla completamente. Pero mis 24 años de docencia y mi año de experiencia aquí me hacen tener "mi" propia "cultura evaluatoria".

Por otro lado, las sesiones de evaluación no serán el lugar más idóneo para expresarme por la falta de tiempo, por mi timidez, por la consideración que da el sistema a la Plástica y el Dibujo, etc.

Por ello quiero resumir y compartir aquí mis opiniones al respecto:

- Sean cuales sean los resultados educativos, no soy favorable a la repetición de curso en 1º y 3º de ESO. Y no por los alumnos afectados, que sin duda lo merecerían, sino por sus compañeros del próximo curso. Los alumnos que repiten, que saben que pasarán de curso, se convierten con su frustración en saboteadores permanentes del aprendizaje de sus compañeros, y en un ejemplo para quienes quieran seguir su ejemplo. Y he comprobado que no sirven de nada amonestaciones, partes y demás medidas disciplinarias, que más bien adoptan como mérito o premio a su rebeldía y los refuerzan, aunque eso también merecería un tema aparte.

- Por eso, yo creo que es mejor que se enfrenten a sus dificultades de aprendizaje en 2º y en 4º de la ESO y que sea allí, con compañeros/as de su edad, y con sus asignaturas pendientes, si no mejoran, donde repitan curso. Ya sé que se me alegarán miles de motivos, pero esa es mi opinión al respecto.

- Otro absurdo que he menciono aquí y que aceptamos de la Dirección General de FP es que, por la razón x, para entrar en ciclos a los alumnos sólo se les valora la nota de 3º de la ESO, y no la de 4º, y así tenemos alumnos de 3º que no saben ni que van a hacer y la nota les importa bien poco, y alumnos de 4º a los que la nota no les sirve de nada y sólo te piden... un cinco.

- Quiero añadir también que no se asombren de mis altas notas en Plástica y Dibujo Técnico, y que no son debidas a que se traten de asignaturas "marías", sino que lo son a que, con el "currículum interruptus" diseñado para mis materias, hay que empezar casi desde cero cada año, y salvo un abandono manifiesto y falta de trabajo, que se da, al resto del alumnado le valoro su capacidad de trabajo, mejorable, pero valorable, y es que mi objetivo no es centrarme en uno o dos "artistas" por aula, sino que la mayoría conozca y practique Plástica o Dibujo. Para ver el nivel, nada sobresaliente, pero digno, basta ver los trabajos de todos/as que he ido mostrando en los pasillos de este centro durante este curso.

- Por otro lado, hurtarles a mis alumnos una nota alta por el mero hecho de "prestigiar" mi asignatura o mi "capacidad docente", bastante limitada por otro lado, no creo que les cause ni me cause beneficio alguno, aunque respeto, lógicamente, opiniones contrarias.

- Y sobre el tema de las competencias y nuestra estupidez docente me extendería más de lo que su paciencia me permitiría.

Saludos.

miércoles, 29 de mayo de 2013

Mis otros blogs

Hace tiempo que no escribo... por aquí.
Pero lo cierto es que suelo escribir... en mis otros blogs.
Este año, en centro nuevo, el IES El Rincón, he intentado la difícil misión de mantener distintos blogs educativos.
Han consumido tiempo y energías y no siempre me han dado satisfacciones, pero son estos:

- El Rincón Exprés – blog que quiso ser de actividades del IES El Rincón y terminó siendo “mi” blog.

- El Rincón de Plástica de 1ºESO – Blog de actividades para 1º de ESO 
- El Rincón de 3ºB – Blog de actividades para 3º ESO. 
- El Rincón de Plástica de 4º - Blog de actividades para 4º ESO

Sean indulgentes. uno ya no puede dar más de sí. Saludos